viernes, 14 de mayo de 2010

El Clima en El Avila


El clima del Parque Nacional es muy variado. A nivel del mar, por la vertiente Norte (del lado de La Guaira) se registran temperaturas medias anuales alrededor de los 27ºC, mientras que en sus picos más altos (Pico Naiquatá, Pico Oriental, Pico Occidental, Pico Goering, Topo Galindo,) se han registrado temperaturas por debajo de los 0ºC. De acuerdo a la exposición de sus laderas con respecto a la insolación y a la procedencia de los vientos.

A nivel del valle de Caracas, por la Vertiente Sur se registran temperaturas anuales de unos 21 a 22ºC aproximadamente.

La época de Lluvia comienza de mayo hasta noviembre, el periodo seco comienza en diciembre hasta el mes de abril. A pesar que se están registrando cambios por los efectos del calentamiento global

jueves, 13 de mayo de 2010

Ascenso al Pico Oriental del Parque Nacional El Avila



Uploaded with ImageShack.us

La primera ascensión al Pico Oriental de la Silla, fue realizada por Alexander Von Humboldt y Amadeo Bompland en 1800. Estos dos famosos exploradores cientificos hicieron las primeras mediciones de altura y presión atmosférica en la cima del pico. Recolectaron todo tipo de insectos y vegetación para su posterior clasificación.
La ruta que siguieron es parecida a la actual por el Puesto de Guardaparque Sabas Nieves-La Silla-Pico Oriental. Con el correr del siglo, muchos otros exploradores venezolanos y extranjeros ascendieron al pico, incluyendo a Juan Manuel Cagigal 1833, Enrique Lisboa, el Dr. Adolfo Ernest, James Mudie Spence y Anton Goering, estos dos últimos por la ruta Caracas-Los dos Caminos-Cachimbo-Cabeza del Elefante-Pico Oriental en 1872.

Cortesia de grupo ekos

Desde Los Venados Hasta Chacaito- Parque Nacional El Avila

El verdadero origen del nombre del Cerro de Avila


A la luz de pruebas documentales pareciera que no es cierto que el nombre del Cerro Avila es atribuible a el Alférez Mayor Gabriel de Avila, quien acompaño a Don Diego de Lozada en la fundación de la pequeña Santiago de León de Caracas.

El año de 1774, fue desde el punto de vista documental, de mayor importancia en lo que se refiere a la nomenclatura de la Sierra de Caracas. En efecto fue aquel el primero en que se menciona el nombre “de Avila” en toda la documentación municipal que guardan los archivos, contando desde las Actas iniciales de 1573. Vale decir, que el topónimo no se uso en los papeles municipales en los doscientos años transcurridos desde 1573 hasta 1774, lo que se puede tomar como prueba fehaciente de que esa nomenclatura simplemente no existía.

Cuando se aludía a la montaña inmediata, se decía: “El cerro de esta ciudad”, “Los montes de esta ciudad”, Las cabeceras del Río Catuche”, Las cabeceras del Río Anauco”, “La quebrada de Sanchorquiz”, “Este lado del cerro”, El otro lado del cerro”, “La quebrada de Cotiza”, “La quebrada de Anauquito”, “La quebrada de Gamboa”, que por un tiempo se conoció como “del Carrizal”, “La cumbre del cerro”; y eran numerosos los Topónimos del lado que da al mar; pero el nombre de “Avila” no aparece nunca durante esos dos siglos.

Alguien podría aducir que la ausencia del nombre se deba a una simple omisión. ¿Es que acaso resulta posible omitir el nombre propio de un accidente geográfico tan próximo a la ciudad, durante doscientos años?

Debido a la importancia que le hemos atribuido, me permito transcribir el trozo del Acta del 20 de mayo de 1774 en el que aparece la referida mención primera de “Cerro de Avila”

“En este Cabildo, en vista del Auto expedido por el señor Don Fernando Quadrado, Teniente de Gobernador y Auditor de Guerra de esta Provincia, por ausencia del Señor Gobernador y Capitán General de ella, que hizo saber este día Don Francisco Antonio Paúl, Escribano Publico de esta Sala, sobre que este Y.C. constituya uno de los S.S. de el, para practicar la nueva diligencia de reconocimiento de corte de leña y labores en las tierras de uno y otro lado de el “Cerro de Abila”, los S.S. de el acordaron nombrar, como nombraron para Real Diputado para dicho efecto, al Señor Don Félix Pacheco, quien estando presente lo acepto; y mandador que el presente escribano compulse testimonio de esta Acta, y acumulado dicho Auto precedido recaudo político, lo ponga en manos de Su Señoría”.


El propietario del llamado “Cerro de Abila” en 1774, era Don Juan Alvarez de Avila quien, en algunos Documentos de la época figura como Juan de Avila, escuetamente. No puede caber duda de que el usufructo de las tierras y su montaña por Juan Alvarez de Avila y sus descendientes, fue el que estableció la relación entre el cerro y el apellido, y dio lugar al topónimo con que conocemos a nuestra serranía.

Al morir Juan Alvarez de Avila o Juan de Avila, la posesión paso a sus herederos mediante la partición hecha por Don Bartolomé de Castillo el 16 de febrero de 1796, aprobada por el Gobernador Don Pedro Carbonell mediante Auto que registro el escribano Domingo Antonio Mota, el 14 de Marzo del mismo año.

En la partición no figuran los limites de la Finca de Avila, pero conocemos los linderos por un escrito del Anotador de Hipotecas redactado en el momento en que Domingo Antonio de Avila vende a su hermano Fernando Antonio de Avila y a Juan Manuel Matamoros, la parte que le correspondió en la partición. Según la certificación del Anotador, le adjudicaron a Domingo de Avila “… El potrero y Serranía del Cerro de Avila, que quedo por bienes de Don Juan Alvarez de Avila, sus padres…” El potrero incluya “…Sus Tierras, Montes, Montañas, Potreros y Aguadas…”; y eran sus limites: “…Por el este con la Quebrada de Chacaito; por el poniente con las Barrancas; por el norte con el alto o Loma del Cerro donde se avista el mar; y por el sur, la Estancia que es adyacente y se adjudicó a los demás sus hermanos…”

Fuente:
A.H.C.M. Acta de Cabildo 20/5/1774
Registro Público de Caracas. Escribanías 1796.Castillo
Registro Público de Caracas Escribanías 1796. Mota
Registro Público de Caracas Escribanías 1794. J.D. Fernández
Registro Público de Caracas Escribanías 1808